jueves, marzo 23, 2006

Arbus

Una exposición: “Revelaciones”. Diane Arbus. Ahora en 2006. Descubierta en un blog que suelo leer.

Una entrevista: En televisión. A la comisaria de la exposición de Arbus. Ayer. Habla de esa fotógrafa que retrataba monstruos y freaks, que siempre aparecieron dignos a sus ojos.

Un libro: “La velocidad de las cosas”. Rodrigo Fresán. 1998. Uno de los cuentos (¿capítulos?) que lo componen y que se llama “Historia con Monstruos” habla de un tipo que, después de un ataque al corazón, conoce a los personajes que aparecen en las fotos de Arbus, seres deformes y extraños.

Y una frase irónica del libro de Fresán: “(con los años aprendemos a entender que las casualidades no existen, que no son casualidades sino sutiles intersecciones que nos demuestran, si estamos suficientemente atentos, la innegable existencia y el particular sentido del humor de una inteligencia superior)

Clic. Clic.

2 comentarios:

Danae dijo...

Hoy he ido, por fin, a ver la exposición de Diane Arbus. Había visto ya muchas de las fotografías, pero nunca me había sumergido así en ellas.

Quería escribir algo sobre ello, pero el "maldito" Fresán ha conseguido que me parezca tremendamente díficil. Y no es la primera vez: cuando busco información sobre algo sobre lo que quiero escribir, invariablemente, Fresán ha llegado antes y lo ha hecho infinitamente mejor de lo que yo sería capaz en un millón de años.

Es, sin duda, un nodo que debo estudiar detenidamente.

Un saludo.

Xavie dijo...

Hola danae,
El maldito Fresán, tal y como tú dices, es alguien que me tiene muy sorprendido. Digamos que sintonizo el visor de la realidad en la misma longitud de onda que él. Me reconozco en lo que escribe y releo sus párrafos mejores dos y tres veces seguidas.

El maldito Fresán va a conseguir que abandonemos antes de presentar batalla (por falta de nivel en la competición.)

En fin, el maldito Fresán es el escritor que me gustaría ser. Si es que eso es posible: una mirada diferente y de ahora sobre las cosas.

Maldito.

Yo también tendría que estudiar ese nodo. Detenidamente. Libro a libro.

Un saludo,
Xavie