miércoles, enero 04, 2006

Poesía

"Una de las funciones cardinales de la poesía es mostrarnos el otro lado de las cosas, lo maravilloso cotidiano: no la irrealidad sino la prodigiosa realidad del mundo."

Octavio Paz. Los hijos del limo.

Otra vez se ha quedado una frase enredada en mi cabeza. Sin cuartel. ¿Cómo decir mejor que el maestro Paz, ganador de un nobel, por qué es importante la poesía?. La prodigiosa realidad del mundo, dice. Ahí es nada.

9 comentarios:

Portorosa dijo...

Perfectamente.

Xavie dijo...

Pues gracias.
A veces, basta una palabra para un halago profundo.

Un saludo

La donna è mobile dijo...

Probemos con algo más largo y ajeno:

La poesía es un arma cargada de futuro, Gabriel Celaya

Cuando ya nada se espera personalmente exaltante,
mas se palpita y se sigue más acá de la conciencia,
fieramente existiendo, ciegamente afirmado,
como un pulso que golpea las tinieblas,

cuando se miran de frente
los vertiginosos ojos claros de la muerte,
se dicen las verdades:
las bárbaras, terribles, amorosas crueldades.

Se dicen los poemas
que ensanchan los pulmones de cuantos, asfixiados,
piden ser, piden ritmo,
piden ley para aquello que sienten excesivo.

Con la velocidad del instinto,
con el rayo del prodigio,
como mágica evidencia, lo real se nos convierte
en lo idéntico a sí mismo.

Poesía para el pobre, poesía necesaria
como el pan de cada día,
como el aire que exigimos trece veces por minuto,
para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica.

Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan
decir que somos quien somos,
nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno.
Estamos tocando el fondo.

Maldigo la poesía concebida como un lujo
cultural por los neutrales
que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.
Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse.

Hago mías las faltas. Siento en mí a cuantos sufren
y canto respirando.
Canto, y canto, y cantando más allá de mis penas
personales, me ensancho.

Quisiera daros vida, provocar nuevos actos,
y calculo por eso con técnica qué puedo.
Me siento un ingeniero del verso y un obrero
que trabaja con otros a España en sus aceros.

Tal es mi poesía: poesía-herramienta
a la vez que latido de lo unánime y ciego.
Tal es, arma cargada de futuro expansivo
con que te apunto al pecho.

No es una poesía gota a gota pensada.
No es un bello producto. No es un fruto perfecto.
Es algo como el aire que todos respiramos
y es el canto que espacia cuanto dentro llevamos.

Son palabras que todos repetimos sintiendo
como nuestras, y vuelan. Son más que lo mentado.
Son lo más necesario: lo que no tiene nombre.
Son gritos en el cielo, y en la tierra son actos.

Xavie dijo...

Donna,
Gracias. Qué gran poema y qué regalo. Por mi parte, unos versos que siempre me acompañan:


Mientras por competir con tu cabello,
oro bruñido, el sol relumbra en vano

Mientras que con menosprecio medio el llano,
mira tu blanca frente el lirio bello

Mientras que a cada labio, por cogello
siguen más ojos que a clavel temprano

Y mientras triúnfa con desdén lozano
de el luciente cristal, tu gentil cuello

Goza ahora cabello, cuello, labio y frente
antes que lo que fue en tu edad dorada
oro, lirio, clavel, cristal luciente,
no solo en plata y viola trocada
se torne, más tu y ello juntamente
en tierra en humo, en polvo, en sombra, en nada.



Lo más importante del poema: Goza ahora. :D

Xavie dijo...

Por cierto: "A la mujer joven". Luís de Góngora

La donna è mobile dijo...

Precioso (ahora sí, una sola), :-)

Portorosa dijo...

Precioso, sí. Un saludo a los dos.

Anónimo dijo...

La traducción ¿es traición?
La poesía ¿es traducción?
PO I-PO

asi de sencillo, simple y directo
-en plena reconciliación con el mundo oriental-

Xavie dijo...

Sí y sí.
La traducción es traición al idioma original, que no es sólo una suma de significados sino una manera de ver el mundo.

Y sí, la poesía es traducción. Del mundo, nada menos. O mejor, del ritmo del mundo que todo lo envuelve.

Un saludo,
Xavie