viernes, enero 06, 2006

Fountain

Un anciano ataca a martillazos la obra "Fountain" de Duchamp en una exposición en París. La famosa obra “ready-made” creada en 1915, un retrete firmado y colocado al revés, que revolucionó el concepto del arte en el siglo XX, ha pasado rápidamente al departamento de restauración del museo. Sus encargados se afanan en restaurar la cerámica industrial que el autor de la obra tan sólo firmó.

Y todos los dadaístas muertos ríen desde sus tumbas, las mandíbulas de sus cráneos abriéndose y cerrándose de puro gozo.

Dadá. La realidad a veces es dadá.

2 comentarios:

Santino dijo...

Deja que exprese mi más sentida admiración ante la brillantez hilarante de este breve comentario. Ya me hubiera gustado que a mí se me hubiera ocurrido algo así para mi espacio.

Un saludo.

Xavie dijo...

Muchas gracias.

Vuelve por aquí cuando quieras.
Un saludo,

Xavie