lunes, enero 23, 2006

Paisaje


En cielos blancos y azules
pero impuros, con antenas,
se oye el serrar de huesos,
en los balcones y en tierra,
y estas hormigas mugrientas,
que me suben por la pierna,
el desfile de los monstruos
y las lágrimas aéreas
y las líneas de tu cara,
de la mía: carreteras

Todo se acumula, informe
en el montículo pleno
con la orina y la caricia
del amor y de la muerte
pero, a veces, solo a veces
luce el sol y mi expresión
cambia y aparece alegre
sonriendo con la mueca
de mi cara sin sus dientes


Una vez que acabó de escribirlo, se preguntó si este poema tendría algo que lo salvara del destino del resto de sus versos, pero como no encontró nada, hizo con él lo mismo que con los demás: lo tiró a la basura para que fuera a acompañar a sus antecesores al vertedero.

6 comentarios:

La donna è mobile dijo...

¿Es suyo?

Añadiría la receta del caldo de pollo, o un queso de bola por aprovechar el envío. Yo solamente quería saber si es suyo, :-)

Xavie dijo...

Sí, es mío.

O más bien, una vez publicado, de todo el mundo.

Un saludo,
Xavie

La donna è mobile dijo...

Ajá.
Pues me gusta.
Sí.
Pero... ¿Usted cree que habrá, entre tooooodas las del diccionario, alguna palabra poco poética? ¿Orina sería una de ellas? XDDDDD

Xavie dijo...

A mí esa palabra me gusta. Tengo dudas con alguna otra, pero con esa, no.

Siempre a sus pies.
Xavie

La donna è mobile dijo...

¿Con cuáles duda?
Por curiosidad.

Xavie dijo...

"Pleno", que creo que rompe el ritmo del poema. Pero ya lo arreglaré.

Un saludo,
Xavie