domingo, abril 30, 2006

Ayer

Ayer, mientras apuraba un vaso de vino en un local lleno de humo, conocí a un escritor: un exiliado político que mantenía su confianza en el socialismo y en la utopía mientras miraba a las mujeres y esperaba que alguien le invitara a otra ronda. Fue una buena conversación pero la dialéctica estaba anticuada. El marxismo ya no es.

Pero me quedó la duda de si el libro que me recomendó (suyo, por cierto) será bueno. Extraños compañeros de conversación se hacen por el camino.

5 comentarios:

May_solamente dijo...

Yo no creo que el marxismo ya no sea. Es un tema complejo para un comentario en un post. Cómo me gustaría preguntar cuál libro, ;)
Besos.

Xavie dijo...

Bueno, el tema del marxismo es complejo, como dices. La desigualdad persiste, eso es claro, pero otra cosa es que las palabras que utilizaba suenen anticuadas.

De todas maneras, el retrato ha quedado un poco desdibujado. Demasiado crudo. El tipo, en general, fue bastante amable, y el rato de charla fue bastante ameno. Me parece interesante. Sin acritud.

El nombre del libro (no creo que a la persona que menciono le importe que lo diga) es "El club: una historia argentina"

Un saludo, May
Xavie

May_solamente dijo...

Xavie, gracias por decirme el libro. Porqué lo supuse... ;)
Besos anticuados.

Xavie dijo...

El qué supusiste, ¿el nombre del libro o que la historia pasaba en Argentina? :-D

Besos anticuados, también, aunque me temo que yo tengo menos fe en la naturaleza humana. :-(

Xavie

May_solamente dijo...

Mmmhh, no sé muy bien, pero leí tu post y pensé: a que este se encontró con algo o alguien que tiene que ver con Argentina..., anticuada, fuera de foco, retrógrada :( Fue sólo una sensación.
Te sigo leyendo, con fe.