martes, diciembre 27, 2005

Elogio del estudio

" […] Aparta tu sed de libros, para no morir gruñendo, sino verdaderamente resignado y agradecido de corazón a los dioses. "

Marco Aurelio. Meditaciones. Libro II

La encuentro al azar, de forrajeo, y al leerla recuerdo otro texto, una entrevista a un gran erudito, en la que después de toda una vida dedicado al estudio y al conocimiento, decía sentir rabia e indignación ante la muerte, y me pregunto si, al final, esta pasión por el estudio me dará algunas respuestas. Y como no lo sé, continúo.

Por si acaso.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

plas, plas, plas. Otro que sigue. Por si.
Me encanta tu blog.

Portorosa dijo...

Xavie, pues, algo avergonzado, confieso que no entiendo bien la cita.

Anónimo dijo...

Yo diria que va sobre Conocimiento versus Religiones

Anónimo dijo...

Aun diría más, si se me permite una nueva intromisión, y es que no he conseguido evadirme de la dichosa cita en todo el dia.
Puedes pasar varias vidas leyendo y cultivandote, cuanto más lo hagas, mayor será el desconcierto sobre la realidad y la complejidad del mundo en que vivimos.
Este desconcierto es inexistente para quien lleva una vida religiosa; hay cosas que ellos achacan instintivamente a un dios, sin más. Una actitud demasiado acomodada para mi inquieta mente.

Portorosa dijo...

Gracias.

Xavie dijo...

Hola portorosa,

Para qué continuamos estudiando sino para, al final, intentar comprender algo de lo que nos rodea. Sin embargo, a todos, incluyéndome a mí, nos asaltan las dudas de que ése sea el camino.

Como en la cita de Séneca, no sé si es la mejor vía para la serenidad. Pero como digo en el texto, y a falta de mejores respuestas, aquí sigo.

Un saludo

Portorosa dijo...

No, Xavie, si lo tuyo lo entendía; y suponía que lo tuyo era al fin y al cabo la explicación de lo otro. Pero la cita aislada no me resultaría muy clara.
Gracias..

Anónimo dijo...

Xavie, lo siento, igual me metí donde no me llamaban... Eso es lo que me da a entender ese excluyente "Hola Potorosa".
Saludos y seguiré leyendote.

Portorosa dijo...

¡Venga, Xavie, no dejes así al pobre anónimo, hombre...!

Anónimo dijo...

Yo soy pobre en mi riqueza,
¿cómo no habría de ser pobre en mi pobreza?.
Yo soy ignorante en mi ciencia,
¿cómo no habría de ser ignorante en mi ignorancia?

Xavie dijo...

Hola anónimo,
Desde luego, nada más lejos de mi intención que excluir a nadie de este blog

Y muchas gracias por venir aquí y tomarse la molestia de leer las cosas que escribo.

Un saludo y mis disculpa