sábado, junio 06, 2009

Lastre

Dice Vicente Verdú en una entrevista de Babelia:

«En Estados Unidos hay una cosa que se valora en los empleos: el lastre cero. Se llama a una persona de lastre cero a aquella que no tiene raíces, que tiene pareja pero no está enamorada, que no tiene hijos o los tiene distanciados, que tiene una formación pero no es una formación muy vocacional

... Es un mundo ligero y volátil, propenso a desvanecerse.»

Me parece tremendo. Imagino un ejército de espectros recorriendo la geografía americana a bordo de los aviones, siempre buscando algo que desconocen, desubicados, cambiando de personalidad en cada destino, tal vez con varias vidas paralelas, todos ellos propensos a desvanecerse, tal y como dice Verdú. Lastre cero. Todo lo que una, ate, implique, comprometa, todo es lastre. Y ya se sabe que para que el globo aerostático alcance suficiente altura (la gloria de Manhattan comienza a partir del quinto piso, cantaba Ruibal), es necesario arrojar por la borda el lastre, el peso muerto.

Y después, ya que estamos, podemos irnos nosotros detrás. ¿Qué mayor lastre que cargar con una vida así?

5 comentarios:

Aroa dijo...

Yo también lo he leído... y he tirado el café.

Debo estar en paro por eso: sí: vocación, enamorada, los hijos pegaditos (llámese familia) y raíces aquí mismo, en una maceta de mi patio.

Pero ahí van, triunfando, deshaciéndose de todo aquello que nos hace humanos.

elchicoquequeriaserbreteastonellis dijo...

El lastre cero es muy común en EEUU, por eso esa obsesión por pertenecer a una clase: ganadores, perdedores... Es una especie de "sálvese quien pueda" continuo y triste. De ahí, los genios también. Extremos, ya se sabe.

Abrazos,

Guille

Anónimo dijo...

a mi plin
yo duermo en Pikolín

Xavie dijo...

Aroa,
Espero que no estés en paro por eso, la verdad. Y además creo que en España todavía no es tan así. Aquí está bien visto tener familia, chalet y perro. Siempre que eso no te impida dedicar largos fines de semana a adular a tus jefes (que, por supuesto, prefieren la compañía de los aduladores que la de la familia).

Hola Guille,
Los americanos son maniqueos (salvando las excepciones y los reparos que puedan hacerse a un razonamiento general de este tipo). Blanco o negro. Triunfador o perdedor. Y el que triunfa es el que tiene pasta. Punto.

Anónimo,
Hace usted muy bien. Siga así, sin insomnio.


Besos,
X.

Portorosa dijo...

Es bien triste.

(Pero, digo yo, ¿qué hace usted opinando? ¿Qué significa esta entrada hasta el fondo de Peter Parker?
Y cuánto la agradezco...)