miércoles, mayo 24, 2006

Vejez de Lope

Una vez más, salió a contemplar el huerto. Aquel rayo había acabado con el manzano, la niña de sus ojos en el pequeño jardín de su casa. Parecía que el destino se estaba cebando en él. Ahora que (ya viejo y sin atractivo, con lo que había sido para las mujeres) su único consuelo era la jardinería y ver crecer las flores, ahora esto.

Recordaba una ristra de margaritas blancas enredadas en el pelo de Elena (Elena, siempre Elena, 50 años después, todavía Elena). ¿Cómo pudiste hacerme aquello?, ¿cómo pudiste abandonarme, dejarme por otro, a mí que sembré el mundo de versos en tu honor?. Maldita arpía sin corazón, bacante desalmada. Puta.

Pero cómo no acordarse de tu piel morena, de la sombra de bozo que oscurecía graciosamente tu labio superior, de tus ojos negros, de tu cuerpo flexible y delgado como un junco, de los huesos de tus caderas que dejaban aquel hueco donde me gustaba posar la lengua. De tus recovecos. De aquellas axilas y corvas que me gustaba besar sin prisa. ¿Cómo no hacerlo?. Ahora que todo ha pasado, ahora que hace tanto tiempo que todo ha pasado, recuerdo mejor tu cara que la de la última mujer que pasó por mi cama. Tu recuerdo permanece, Elena.

Igual tengo suerte y vuelvo a verte en la otra vida. Mi amor.

4 comentarios:

May_solamente dijo...

Qué bonito, pero qué bonito! Me quedé sin palabras... :-)

gabilonda dijo...

Ella le dejó por las vanalidades e influencias de la actitud interesable de su madre, de la sociedad tal vez. Pero siempre le quiso.Incluso dejó de importarle el dinero del otro y se hubiera fugado con él.
Él, tras conocer que ella le amaba, dejó de quererla. Es entonces cuando ella dice: "todo llega, todo cansa, todo se acaba". Ella le quiso hasta perder su honra. Fue él quien la abandonó y fue él quien, cerca de la muerte traslucía en sus palabras una advertencia sobre el amor: que usurpa los años y se lleva lo mejor de la juventud. Seguro que ella preferiría el silencio a versos que hablen de su amor de este modo ¿Quién es el arpía?

May_solamente dijo...

Ja! Gabilonda, eso sí es continuar un relato, o ampliarlo o ...
:-)

Portorosa dijo...

(Como ves, soy de lo más inconstante, esta temporada)

Me ha gustado, Xavie. Un abrazo.