jueves, junio 09, 2011

Trajes

—Joder, cuánto tiempo, ¿qué tal?
—Muy bien, muy bien —contesta el hombre del traje caro, cuerpo delgado, aspecto deportivo y calva reluciente.
—¿Dónde estás ahora?
—En multinacionales, me pasé al corporativo. ¿Sabes algo de Pedro?
—Qué bien, me alegro por ti. Sí, Pedro se fue a la sección internacional, ahora está en Washington, viajando mucho. Está feliz —repone, quitándose las gafas de sol, la mujer delgada y elegante, de larga melena rubia.
—Joder, algo había oído. Supongo que no se puede quejar —dice el hombre calvo del traje caro y mocasines hechos a mano. Bueno, a ver si desayunamos...
—Claro, cuando quieras dame un toque.
Y ambos hacen como si no siguieran a dos metros y retoman las conversaciones que tenían con los acompañantes y miran hacia delante esperando su comida para evitar el momento incómodo que supone volver a cruzar las miradas cuando ya se han saludado de manera ritual.
En ese momento, pienso que me encantan las multinacionales y la gente que se mueve por ellas con facilidad, tan seguros de vivir en el mejor de los mundos. Ejecutivos de trajes caros y colegios de pago que se sienten a salvo, que se saben del lado seguro de la frontera, en la cúspide de la pirámide social. Ejecutivos que no se plantean absurdos dilemas morales, cuestiones propias de la juventud. Son reconocibles por la ropa, no solo por su buen corte sino por lo bien que les queda. El deporte forma parte de sus vidas de forma habitual. La gente no se fía de un ejecutivo gordo, eso es algo del siglo XX, los ejecutivos del nuevo siglo apenas tienen un 5% de grasa en su masa corporal. Solo los presidentes pueden ser gordos y calvos. Los presidentes y los trabajadores, quienes, por muy cualificados que estén, siempre serán descartables, sustituibles y computables como recursos: horas hombre mes.
Si algún resentido social, dispuesto a acabar con la vida de los triunfadores, lee esto, que recuerde que siempre están en buena forma y siempre llevan traje y zapatos caros. Ah, y que sus gafas de sol siempre están a la última.

3 comentarios:

Portorosa dijo...

Te imagino asintiendo con la cabeza, y poniendo esa cara de "vale, si tú lo dices" que pones.

Un abrazo.

NáN dijo...

Siempre es útil saber, con una certeza del 99%, a quién hay que disparar con el colt de David.

Portorosa dijo...

Vosotros jugad...