lunes, enero 25, 2010

Suzanne

Si estás escuchando las canciones de Cohen, no puedes evitar desear haber escrito I'm your man o, mejor dicho, haber sentido algo tan absoluto como para haber escrito una canción como esa:

If you want a lover
I'll do anything you ask me to
And if you want another kind of love
I'll wear a mask for you
If you want a partner
Take my hand
Or if you want to strike me down in anger
Here I stand
I'm your man

Pero solo es necesario continuar escuchando sus canciones, escucharlo cantando con su voz rota y sus coros femeninos, para que llegue un momento en el que lo que realmente desees sea encontrar a Suzanne:

And just when you mean to tell her
That you have no love to give her
Then she gets you on her wavelength
And she lets the river answer
That you’ve always been her lover
And you want to travel with her
And you want to travel blind
And you know that she will trust you
For you’ve touched her perfect body with your mind.


Seguro que Suzanne, esté donde esté, es una de esas mujeres capaces de llorar (un río a cada lado) como un guerrero épico, sin vergüenza. Capaces de salir una y otra vez de los agujeros más profundos sin darse importancia. Y cuando encuentras a una mujer así, una mujer capaz de mecerte en sus brazos cuando acabas de decirle que no tienes nada que ofrecerle, capaz de decirte que, aunque no lo sepas, siempre has sido su amante, no puedes evitar amarla y, por extensión, amar un poco más a todas las mujeres capaces, hermosas, inteligentes e independientes que has conocido en tu vida.

Quién dijo miedo.

11 comentarios:

Lara dijo...

qué gran tema

qué gran nombre de mujer

y tú: le estás dando a la poesía, ¿no?

¡¡¡besos!!!

Xavie dijo...

Noooooo.

A la poesía noooooo. :-P

He dejado escrito por ahí que no me siento llamado a tan excelsa misión. :-)

Besos,
X.

Lara dijo...

no te sientes llamado, pero ¿no ves lo que escribes?

Xavie dijo...

No lo he escrito yo. Ha sido Leonard Cohen. Yo solo cito. :-)

Pero gracias.
Un beso,
X.

Suzanne dijo...

Gracias, la canción de Leo solo estaba a la altura de nuestra preciosa historia.

elchicoquequeriaserbreteastonellis dijo...

Sé que hacer esto no es bonito, pero es que me ha salido solo: http://bretguille.blogspot.com/2008/12/suzanne-leonard-cohen.html

Un abrazo,

Guille

Lara dijo...

tío, ya sé que no lo has escrito tú!!!

hasta ahí podríamos llegar (no por ti, sino por Leonard), estoy un pelín atontadilla a veces pero no tanto.

está bien: no estás llamado para: porque me refiero a un regustillo de fondo, a un de pronto hay una delicadeza en mí que, a una cosa que se huele, como en aquel otro texto en el que ibas definiendo por qué no eras poeta ni lo serías jamás e ibas dejando varias pinceladas demasiado coloridas para un narrador aséptico como se supone que sois los antipoetas (es un decir).

bah, no sé si me entiendes, mejor con una cerveza.

muaks!

Aroa dijo...

yo, que sin ser llamada al entierro, traigo mi vela
te entiendo lari
porque refunfuño de cualquiera que se crea llamado a cualquier misión
excelsa o lo que sea

Lara dijo...

menos mal!

Xavie dijo...

Como son ustedes, señoritas...
En primer lugar, gracias. Lo de del antipoeta es más una pose que otra cosa.
Me encantaría verme dotado. Y no es el caso. De ahí lo de la misión, que tampoco es que sea una misión de Dios (como en los Blues Brothers :-).
Ahora bien, si lo que dicen ustedes es que últimamente mis textos dejan traslucir cierto regustillo por la imagen, cierta querencia por el ritmo, pues igual sí. No sé. Estoy confuso. :-)

Besos,
X.

ETDN dijo...

La vida nunca es como en las canciones (o sí), o tal vez vivir y soñar a través de las canciones (o los poemas, o la literatura, si es que al final todo no viene a ser lo mismo) sea la auténtica vida...

Y a qué chica no le gustaría ser Suzanne o ser musa de canciones así.

Y de fondo, siempre las canciones. Como esta, con otra letra completa que ya forma parte de la banda sonora de la vida de algunos (me permito copiarla, ya que la has mencionado):

Sé que tiempos mas duros
aún están por venir
que algunos días de mayo son
más lluviosos que los de abril
Me clavaste ambos ojos
y aún recuerdo tu voz.
La vida es parte buscar placer
y parte hallar dolor
Y en tu mirada mojada
vi que rezabas por mí
oh señor
Y te vi llorar
Un río a cada lado
de tu rostro sin desmaquillar
como la propia Kati Jurado
con las nubes negras detrás.

Te vi llorar
y qué podía hacer
Sino huir y así poder ponerme yo a llorar también

Y en tales circunstancias
Cómo iba yo a actuar
“Mi alma se volvió ancla”,
te oí cansada de naufragar.
Pero aunque ahora haga un fuego
o brille en el cielo el sol
sólo son tus dos ojos
los que a mi vida traen luz y calor
Y en tu mirada mojada
vi que rezabas por mí
oh señor
Y te vi llorar
Un río a cada lado
de tu rostro sin desmaquillar
como la propia Kati Jurado
con las nubes negras detrás.
Como el negro escuchando a Van Zandt cantar
‘Waiting around to die’
como Juana de Arco al arder
como el santo a punto de perder la fe
Y te vi llorar.
Y entre el dolor y la nada elegí el dolor


Nacho Vegas & Enrique Bunbury.