miércoles, mayo 27, 2009

Tarde

El hombre maduro caminaba entre la gente esperando una llamada telefónica cuando se decidió a entrar en uno de los bares, el más bullicioso.
En el exterior, miles de personas se miraban y se movían de un sitio a otro alrededor de la plaza, con las bocas llenas de dientes blancos y perfectos. Los escotes de las mujeres eran líneas verticales dibujadas con maestría por cirujanos plásticos y los hombres tenían el pecho hipertrofiado y los biceps muy abultados.
Un vistazo pausado y tranquilo a las mujeres del otro lado de la barra le permitió encontrar a una rubia con los labios llenos de botox que le miraba. Se acerco entonces a ella con la sonrisa más falsa que pudo encontrar y le preguntó si le apetecía un mojito, a lo que la rubia contestó que sí. Un grupo de cuarentones en la puerta lanzaba hacia arriba a uno de ellos y gritaba, como si fueran chavales en un viaje de fin de curso.
Él dijo entonces que aquellos eran los mejores mojitos del barrio, que tenían justa fama, que el dueño los preparaba con todo el cariño. Ella asintió y le dijo que solía frecuentar mucho aquel sitio, pero que no le había visto antes por allí.
La plaza, repleta de gente sentada en el suelo charlando, parecía latir con un ritmo particular, más agitado que el de las calles aledañas, más nervioso. Como si todos los que caminaban por allí sintieran alguna clase de urgencia.
Después de un rato de charla intrascendente, se fueron cogidos de la mano y mirándose a los ojos, como si realmente sintieran algo el uno por el otro.

3 comentarios:

Portorosa dijo...

Hola, tío.

Pues me he puesto al día con tu blog, y aprovecho que ahora puedo comentar para felicitarte, una vez más, por cómo estás escribiendo.

Me gustan todos. El de Mujeres, mucho, pero también los demás.
Por otra parte, ¿por qué quieres cambiar tu registro?
Hace unos años me dijo un tío aficionado a escribir y que considero buen escritor que lo más difícil de llegar a ser escritor era encontrar el estilo propio, la propia voz, el hueco. Y tú lo tienes, X., lo tienes; consérvalo, y dedícate a darle contenido.

Y, por cierto, cada vez veo más contenido, so "desalmado".

Un abrazo, Peter.

Divina nena dijo...

La última frase "como si sintieran algo..." me ha gustado mucho,a nadie le amarga un dulce. Me mola tu forma de retratar los sentimientos prestados, eres un buen retratista de lo cotidiano y de lo ficticio, eso sí con un giro "x" que lo hace parecer real, de diario.
Besos nene

Xavie dijo...

Hola Porto,
Pues muchas gracias. Gracias por lo de que, cada vez ves más contenido. Esa era la idea.
Con respecto a lo del estilo, se trataba de hacer algo diferente para tener más de un registro, para poder escribir otras cosas, con otro ritmo.
Creo que la técnica debe dominarse para después olvidarse. A mayor dominio del lenguaje, más posibilidades. Eso es todo.

Hola Divina,
Gracias por el comentario. Y sí, supongo que aquí el giro "X" como dices es evidente, aunque haya empleado tres entradas diferentes en intentar hacer algo diferente.

Besos y abrazos,
X.