martes, marzo 22, 2011

Penumbra

Hoy mi jefe me ha dicho que lo despiden, que, después de 28 años de dedicación a la empresa, han decidido prescindir de él, ofreciéndole unas buenas condiciones que incluyen la percepción de una paga mensual hasta la jubilación, pero sin posibilidad de decir no. Un despido, no una prejubilación. O una prejubilación forzosa. Llámenlo como quieran. La noticia me ha apenado no solo porque mi jefe sea una buena persona y un buen jefe (cualidades que lamentablemente cada vez van juntas en menos ocasiones) ni tampoco porque, sin familia, la empresa haya constituido para él algo más que un trabajo (una opción vital de la que nadie más que él es responsable), ni siquiera por la estupidez evidente que comete una empresa que prescinde del personal que entiende verdaderamente cómo funcionan las cosas y que se encuentra en la cima de su carrera laboral, no. Me apena por formar parte de ello, por formar parte de la penumbra.

Yo siempre bromeo con la idea de que si las grandes empresas pudieran tenernos atados al puesto de trabajo, sin pagarnos jornal, solo por la comida y el alojamiento y eso fuera legal, no tendrían ningún reparo moral en hacerlo para mejorar la cuenta de resultados. Volverían a abrazar la esclavitud convencidos de estar haciendo lo mejor para los accionistas. El reparo sería legal, que no moral. El reparo siempre es legal, no moral. A fin de cuentas, todos los directivos de las multinacionales del mundo han estudiado en las mismas escuelas de negocios, todos han hecho los mismos casos prácticos en ingles, a todos les han enseñado que una empresa en una máquina de generar valor para el accionista y nada más. Si la empresa se dedica al comercio de armas, bien, si se dedica a la banca, bien, si es la tapadera de un gigantesco negocio de blanqueo de dinero, bien también. Los directivos están por encima de esas minucias, ellos están para generar valor, para aumentar ingresos y reducir costes. Ellos están para hacerse imprescindibles.

Esto es solo una broma, claro.

Y si un día cuarenta indígenas amazónicos son asesinados por paramilitares y da la casualidad de que una gran empresa quería construir en sus tierras un gasoducto y que el poblado indígena retrasaba los planes; y hubiera un periodista lo suficientemente valiente para investigar esa casualidad y, por casualidad, no apareciera con el cuello cortado uno de sus días y pudiera seguir el hilo hasta el ovillo de la multinacional, estoy seguro de que cualquiera de sus directivos diría que no tenía ni la más remota idea del incidente con los indígenas y también estoy seguro de que advertiría al periodista de que se anduviera con cuidado con sus insinuaciones. Y lo peor de todo es que estoy seguro de que sería cierto, de que los directivos no sabrían nada de cuarenta indígenas muertos. A fin de cuentas, ellos se limitan a generar valor para el accionista, a aumentar ingresos y recortar costes, y nadie en su sano juicio podría acusarlos de nada. Aunque todo hubiera comenzado con una llamada en la que el encargado del negocio en Sudamérica hubiera afirmado algo como: "sin ese gasoducto estamos jodidos".

Esto sigue siendo una broma, por supuesto.

La responsabilidad, ya saben, que se diluye a medida que una orden desciende a través de la pirámide jerárquica. Una pirámide que lo llena todo de penumbra.

No me digan que no es para reir a carcajadas.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Ficción?

La independiente dijo...

No, esta vez no. Tristemente es cierta la cosa.

La independiente dijo...

Bueno, lo de los indígenas es más bien una suposición lógica...

Javier Cosano dijo...

Lo siento compañero. La crudeza de la sibilina apisonadora enseña de vez en cuenta el colmillo.

Anónimo dijo...

Esto es una dictadura disfrazada de democracia Javi. Lo que yo te diga.
tito franciss

Portorosa dijo...

Vaya, lo siento mucho.

(¿Tercera persona del singular del pretérito imperfecto del subjuntivo del verbo "andar"...?)

Un abrazo.

NáN dijo...

Me cago en tós los ChicagoBoys!!!

(por supuesto, es broma, grandes personas).

Siempre he tomado tu broma de que no les preocuparía tenernos como esclavos muy en serio. No es que sean inmorales, es que la moralidad no cuenta: solo el valor para el accionista. Y tu empresa lleva ya años haciendo esa jugada. Uno de ellos me dijo una vez (con 56 años, ingeniero) que estaba tan vacío que desayunaba 3 veces al día. De acuerdo que tiene su culpa, por entregar su alma al trabajo. Pero...

En cuanto al otro tema os voy a copiar un mensaje real, escrito por una persona real que estuvo unos años en la uni de Madrid, terminando Biología y Derecho. Además, es indio, de los que viven en la selva con taparrabos, pero también es abogado, le ha pillado 3 pisadas en falso a la Constitución de su país y lucha en los tribunales, con documentos, por los derechos de los nativos (los suyos)... ¡y hasta el momento ha ganado todos los casos y las tribus se han quedado en su parte de selva!

Por extensión, os copio el mensaje en otro comentario.

Me cagón tós los mecánicos del Sistema financiero!!!

Y no es broma

¡Ah, por favor, no le déis publicidad al mensaje! Él sigue viviendo allí.

NáN dijo...

El mensaje va abajo, pero hay algo curioso que conozco por otros mensajes: es una falta de respeto cruzar la zona de otras tribus llevando el arco, de ahí que no lo llevara.

Copio y pego

Un saludo, para mis amigos y mis no tan amigos ¡Como os va?, espero que bien, yo sigo con mi rutinaria vida en la Orinoquia Colombiana, sin mas novedad...Creo que sigo siendo el civil mas buscado por los paramilitares de la region y sigo parando a las empresas cuacheras y petroleras en el territorio indigena , mas de lo mismo...Ahora ando, en Bogota con motivo de la interposicion de unos procesos juridicos y por aqui pór Vichada la coas sigue igual, mas de la rutina..las multinacionales y los paras tratan de desplazar unas treinta comunidades indigenas, lo cual lo tienen dificil conmigo, y las comunidades por su parte intentan recuperar unas cuantas comunidades perdidas en el pasado por desplazamiento violento...Asi que hay una situacion de alta tension y conflictividad que por cierto me hechan la culpa a mi...como si no hubiera mas gente por la region...y es que antes si no habia tension social, los colonos desplazaban violentamente y los indios se ivan...en fin cosas de la vida...como cosa curiosa me toco ir a un resguardo lejano para recoger unas pruebas judiciles y como estaba lejos de mi territorio no llevaba mi arco asi que aparecio un jabali y me puse a matarlo con el machete...resultado el jabali me hirio la mano antes de que lo matara.. asi que primero me mordio el Jabali a mi y luego yo a el, ya asado...pero el caso es que me clavo los colmillos en una mano ajusto cuando iva a morir... que sino me quedo sin mano...y se me dificulta un poco, el escribir en el ordenador, mala suerte por que ahora aqui en Bogota es lo que metoca...En fin cosas de mi rutinaria vida..
Un saludo a todos...espero hitorias de vuestra entretenida vida
Un saludo

La independiente dijo...

Javi,
Así es la cosa, sí.

Franciss,
Que no, mira que eres exagerado. Ni que fueras andaluz.

Porto, gracias por la corrección. Es curioso como formas supuestametne incorrectas ya ni siquieran llaman la atención (el paso anterior a su aceptación por la academia, que lo sepas :-P)

Nan,
Flipo con lo de tu amigo. Ya decía yo que era una suposición lógica lo de los indígenas.

Abrazos
X.

Leo Lobos dijo...

Mis saludos desde Santiago de Chile, un agrado mirar-leer su espacio de comunicación, un gusto tenerle en el vecindario virtual, abrazo

Leo Lobos