lunes, septiembre 18, 2006

Cubos

Excepto en casos excepcionales, las líneas rectas no existen en la naturaleza. Son sólo construcciones mentales de esta especie de monos a la que pertenecemos.

Los perfectos cubos de cristal en los que se desarrollan nuestras vidas laborales son, por tanto, la muestra perfecta del dominio que hemos conseguido ejercer sobre el medio natural, por eso cuando los contemplamos, nos sentimos extrañamente orgullosos. Somos, sin duda, los reyes de la creación.

Y además tienen preciosas vistas a subestaciones eléctricas de alta tensión.

No creo que se pueda pedir más.

2 comentarios:

Portorosa dijo...

Muy gracioso.

Xavie dijo...

:-D

Sí, aunque el que disfruta de esas vistas igual no está tan de acuerdo contigo.

Un abrazo,

Xavie