sábado, febrero 04, 2006

Wilczek

Frank Wilczek, premio Nobel de Física de 2004, dice esto tan hermoso del universo en una entrevista:

"-En realidad, espacio y tiempo están relacionados. El tiempo no tiene principio y final, como usted asume al preguntarme por el final de mi vida, que, en puridad, tampoco tiene un inicio y una conclusión.

-Pero uno se muere: eso es un hecho.

-Me habla usted de la realidad, no de percepciones ni de conciencias..., ¿no?

-.

-Pues la vida no transcurre y el tiempo tampoco: son. Su vida es, porque está integrada en el universo.

-Eso vendría a ser que...

-Déjeme citar a mi autor favorito, Weyl: "El mundo no viene a ser nada. Es". Ya le digo que la realidad es inimaginable. No es que quiera desconcertarle: simplemente pretendo ser exacto. Y, como físico, no puedo aceptar que el tiempo tenga principio ni final. El tiempo forma parte del universo de forma indivisible y no se puede cortar como si fuera una salchicha.

-En teoría.

-¡Científicamente! Le hablo de hechos probados en el laboratorio.

-Imagínese que soy más tonto aún de lo que soy: por favor, explíquese.

-Cuando estudias el universo a fondo, descubres que es mucho más extraño y alejado de nuestra cotidianidad de lo que imaginabas. La auténtica textura de la realidad es inalcanzable para la imaginación humana: es infinitamente más diversa y compleja que la mente de cualquier persona.

-¿Y...?

-Lo rigen reglas insospechables, pero, en la medida en que puedes acercarte a ellas, intuyes que comparten una lógica interna bellísima de la que todos formamos parte.

-¿Puede ser más explícito?

-Cuanto más profundizas en el conocimiento del universo, más capaz eres de explicar más cosas con menos axiomas: la ciencia moderna razona casi todo con poquísimas ideas, porque resulta que la partícula más elemental y la inmensidad están íntimamente relacionadas en esa misma lógica.

-Parece usted un poeta.


-Soy un científico. He dedicado mi vida a estudiar, sobre todo, las partículas elementales: el elemento último que forma la materia."

Soy un científico. El universo no viene a ser nada. Es.
La auténtica textura de la realidad es inalcanzable para la imaginación humana.

La emoción, esta vez, directa desde la inteligencia y el método científico.

3 comentarios:

Portorosa dijo...

¿Y esto es cierto, esta entrevista?

Xavie dijo...

Sí, porto, es cierta. En la Contra de La Vanguardia durante el año pasado. No recuerdo exactamente la fecha.

Un saludo,
Xavie

Portorosa dijo...

Pues es, a la vez, interesantísima y (para un profano absoluto como yo) desconcertante. Muy buena idea mostrárnosla, Xavie.

Un abrazo.