martes, abril 13, 2010

Y esperanza

La esperanza

Las nubes se bifurcan. Lo oscuro
se abre, surco pálido en el cielo.
Eso que viene desde el fondo
es el sol. El interior de las nubes,
antes absoluto, brilla como un muchacho
cristalizado. Carreteras cubiertas
de ramas, hojas mojadas, huellas.
He permanecido quieto durante el temporal
y ahora la realidad se abre.
El viento arrastra grupos de nubes
en distintas direcciones.
Doy gracias al cielo por haber hecho el amor
con las mujeres que he querido.
Desde lo oscuro, surco pálido, vienen
los días como muchachos caminantes.

Dice Bolaño que vienen los días como muchachos caminantes y yo quiero creerlo, quiero creer en los alegres muchachos por venir. Pero a veces a mi espera le faltan estas tres letras: -nza. Tres letras que parecen un nombre japonés o un adjetivo africano. Tres letras que son los cimientos de la palabra aunque se disfracen de tejado o de porche. Basta borrarlas para que la casa comience a tener manchas de humedad y los ratones continúen royendo incansables los cimientos.

Y el día que se venga abajo, por fin los vagabundos se harán con los trastos viejos que se acumulaban en el desván.

Si encontráis alguno en uno de esos mercadillos callejeros, no paguéis demasiado por él. No merece la pena.

Que conste que os he avisado.

4 comentarios:

ETDN dijo...

Bolaño + Xavie

Gran mezcla. El combinado perfecto para despedir la jornada ebria de palabras. De poesía, me atrevo a decir.

Rabia por perderme la velada bolaño, por no vestir la chaqueta azul.

Sobre los trastos viejos, a veces lo mejor que se puede hacer es deshacerse de ellos, cuando sólo sirven para acumular polvo.

Sobre la esperanza, qué decir. Que somos demasiados polizones en el mismo barco, en esta primavera-invierno extraña en la que hasta los barcos legendarios zozobran.

Perdona la tristeza, pero no es para menos.

Xavie dijo...

Gracias ETDN,
Sobre los trastos viejos, qué decir... Estoy harto de ellos. Cualquier día hago un mercadillo y los regalo.
Sobre el hundimiento, pues ya veremos, creo yo.

Ánimo y un beso,
J.

Portorosa dijo...

Muy triste y bonito.

(Aunque hay demasidados cimientos juntos :P)

No os dejéis hundir. Por nadie, incluidos vosotros mismos.

Un abrazo.

Xavie dijo...

Gracias Porto,
Las cosas son como son. No, perdón, las cosas son como somos. :-P

De todas maneras, ya sabes que a Xavie le gusta hacerse el acongojado. Cree que así ligará más. Fíjate qué equivocado está. :-)

Un abrazo,
X.