miércoles, agosto 20, 2014

Reflexia I



Vuelvo a hablar de literatura, porque, al final, después de tantas idas y venidas, después de tantas cosas, sigue gustándome hacerlo, aunque ya me lo piense mucho antes de ponerlo por escrito (hay tantos escritores en Facebook diciendo sus cosas, tantas editoriales anunciando la última obra maestra, tantos poetas de baratillo glosando el atardecer, que se me hace cuesta arriba ponerme con las palabras escritas: una hormiga tras otra tras otra). 

Otra de Chirbes, (“Los viejos amigos”), una película (“La gran belleza”), alguna conversación que otra (“no creo que Sandman, de Gaiman, sea adaptable al cine”) y de nuevo las ganas de escribir y no solo ficción, (siempre agazapado ahí el deseo, contenido en su jaula), también este ir escribiendo pequeños ensayos, si es que eso no ha dejado por completo de tener sentido hoy en día, en esta inundación. 

Chirbes y el estilo. Sorrentino y el estilo. Gaiman y el estilo. Las narraciones que más me intrigan o interesan, llámenle como quieran, son las que no se pueden adaptar de un medio a otro sin despojarlas de una parte esencial. Hablo de un arte, digamos narrativo, claro, porque la poesía o la pintura son otro deporte. Son obras tan intrínsecamente ligadas al medio en el que han nacido, tan entrelazadas el contenido y la forma en ellas que cualquier adaptación está destinada al fracaso o, en el mejor de los casos, a la amputación (piensen si no en la serie “Crematorio”, fantástica como serie y tan alejada de la novela en todos los sentidos). 

El estilo, la forma y el contenido, un tema antiguo como el mundo (al menos desde que el mundo es mundo y registra por escrito las cosas). No eso solo el estilo libre indirecto propio de Chirbes, o la extraña alegoría de Sorrentino o los mitos y tiempos entremezclados de Gaiman con todas sus referencias, es la impresión de asistir a algo más que una historia, a algo más que planteamiento y nudo y desenlace, es descubrirse días más tarde pensando (soñando incluso) en esas obras, en esos mundos. 

Nuestra impedimenta mental. No es poco eso.

3 comentarios:

Aroa dijo...

Holaaaa! Cuánto tiempo.

Qué bien que vuelvas a esos temas. Se te extrañaba.

Por cierto, ya estamos aquí.

Anónimo dijo...


Veinte de Agosto, Veinte-Catorce

~Digno Arco Iris~

La lluvia me abruma
en su "tristeza melodia,
su insistente sonido
arrogante y distinguido,
es como "un ruego
de surgientes masas
rezando "El Rosario
y al mismo tiempo
dejas lo que tengas de hacer
y te callas como "un penitente...

Claro!! Si te pilla
medio desprevenido
en mitad del camino,
o te socorres donde puedas
o aligeras el paso donde "debes...

Aunque no lo creais
me gusta "este frescor
que acompausa la prisa,
ya desde ninia
me hacia sonreir "feliz
para encontrar los caracoles
que aqui parece no sucumbir...

Un delirio que aflora
por tus venas,
te calma y descansas
en lo mas profundo
de los "dulces suenios.


Ysa!!


Feliz Verano!!

Portorosa dijo...

Welcome back, dear.

Indeed.